Mascotas no pueden ser prohibidas en la propiedad horizontal

mascotas

¿La administración de la propiedad horizontal puede prohibir la tenencia de mascotas?

En muchas ocasiones nos encontramos con administraciones que prohíben la tenencia de mascotas, aludiendo a la inseguridad, factores de aseo o trayendo a colación posibles conflictos con los cohabitantes del conjunto o unidad residencial; sin embargo, este acto vulnera los derechos de los moradores.

Prohibir la tenencia de mascotas viola derechos

La Corte Constitucional en varios pronunciamientos ha señalado que prohibir o restringir la tenencia de mascotas vulnera el libre desarrollo de la personalidad y la intimidad personal y familiar de los moradores.

Sobre lo anterior, la Corte Constitucional en Sentencia T- 155 del 2012, señaló lo siguiente:

“La tenencia de un animal doméstico en el lugar de residencia es una decisión personal y familiar que obedece a diferentes necesidades y proyectos de vida, y que por lo tanto en principio debe ser respetada y protegida por el Estado. (…) las personas cuentan con el derecho a tener animales domésticos, en tanto se trata del ejercicio de varios derechos fundamentales entre los que se han mencionado el libre desarrollo de la personalidad y la intimidad personal y familiar”

Administración puede ejercer control sobre las mascotas

Aunque la administración de conjuntos y unidades residenciales no puede prohibir la tenencia de mascotas, esto no significa que no pueda imponer medidas de control. En consecuencia, la administración podrá imponer medidas de cuidado y seguridad para los animales cuando están en las zonas comunes; por ejemplo, bozales, correas especiales, el acompañamiento constante de una persona.

Así mismo, la administración podrá imponer reglas de higiene o control de olores, cuando se trate del interior del hogar.

Tenga en cuenta que el ruido de las mascotas no es un fundamento válido para solicitar la expulsión de las mascotas. Si bien, cuando de mascotas se trata, este es uno de los factores principales que ocasionan problemas de convivencia en el interior de la copropiedad, lo cierto es que este no es un motivo válido para prohibir la tenencia de un animal o requerir que el retiro de aquel. La Corte Constitucional en la Sentencia T-119 de 1998, señaló lo siguiente respecto al ruido de las mascotas, principalmente de los perros:

“Propio de la naturaleza de los perros es ladrar y no es razonable exigirle a sus dueños que lo impidan, que estén pendientes del momento en que lo hacen o de regular la intensidad de los ladridos que, además, en un ambiente rural suelen ser comunes, a tal punto que muchas de las molestias que ocasionan no son diferentes a aquellas cargas que inevitablemente impone la vida en sociedad y que deben soportarse en aras de una sana y pacífica convivencia”.

La tenencia de mascotas y el nuevo Código de Policía

Recuerde que el nuevo Código de Policía obliga a que en las propiedades horizontales o conjuntos residenciales todo perro esté sujeto por medio de traílla y en el caso de ser  potencialmente peligroso, lleve su bozal y el correspondiente permiso.

Así mismo, el Código prohíbe tanto en espacio público como en áreas comunes, omitir la recogida de los excrementos de los animales, por parte de sus tenedores o propietarios, o dejarlos abandonados después de recogidos.

Recomendación de la editora:

Comments

comments

Sobre PRuiz 57 Artículos
Abogada, especialista en Derecho Informático y Nuevas Tecnologías.

1 Trackback / Pingback

  1. Contrato de arrendamiento de vivienda: todo lo que debe saber pactarlo

Comentarios cerrados.